¿Cómo buscar el mejor lugar para establecer tu empresa?

Lo primero que tienes que tener en cuenta al buscar una ubicación ideal para tu empresa es el tipo de actividad que vas a desarrollar. No es lo mismo hablar de una oficina o conjunto de oficinas con despachos para recibir a los clientes en lo que podría ser un despacho de abogados o una consultoría que un taller dedicado a la reparación de vehículos o de maquinaria industrial.

En el primer caso, habría que buscar un emplazamiento céntrico, en la zona comercial de la ciudad o en algún barrio bien comunicado. Así, se estaría cerca de los clientes y estos encontrarían oficinas cómodas y modernas. Pero en el segundo de los casos, lo más adecuado sería una nave industrial en un polígono en el que pudieran encontrar buenas ofertas de venta de suelo industrial y, además, no hubiera problemas con los ruidos propios del desarrollo de la actividad.

Aunque las naves industriales se asocian con talleres, no tienen por qué ser necesariamente para esta actividad. Estas naves también funcionan como lugares de almacenamiento y distribución y pueden tener parte acondicionada para la realización de trabajo de oficina. Una buena alternativa cuando en las oficinas no se trabaja habitualmente de cara al público, ya que no es necesario contar con una determinada imagen y el ahorro es evidente.

Una nave acondicionada en un polígono industrial siempre será mucho más económica que alquilar espacio en un edificio céntrico para oficinas y el trabajo se puede llevar a cabo en idénticas condiciones. Si no hay que recibir a clientes y la imagen no es fundamental, es una opción a tener en cuenta para tener todos los elementos de la empresa juntos.

Otra opción es que además de construir una nave industrial para almacenaje se construya también un edificio para las oficinas, con una mejor imagen y un mejor acondicionamiento. Así, se separan ambos ambientes. Esto es lo más apropiado cuando se necesitan oficinas grandes y algunos despachos, ya que podrían ocupar demasiado espacio dentro de la nave.

Saber qué es lo que se va a realizar en las oficinas y cómo se va llevar a cabo el trabajo es básico para poder determinar qué se necesita y qué no para montar la empresa, sabiendo en qué es posible ahorrar y en qué hay que invertir un poco más para que todo funcione bien.