¿Puedo trabajar tras haberme hecho una liposucción?

Si te has decidido al fin a acudir a un Experto en liposucción en Vigo quizás te plantees cuando será el mejor momento para ir en función de tu calendario laboral. ¿Es necesario mucho tiempo de recuperación tras una intervención de este tipo? ¿Será necesaria una baja?

Para empezar todo va a depender del tipo de intervención. No es lo mismo retirar un poco de grasa sobrante de la zona de la barbilla que hacerse una lipoescultura que abarque brazos, vientre, caderas, muslos y rodillas, por ejemplo.

Tras una intervención de este tipo lo normal es irse para casa a las pocas horas, pero también es habitual tener molestias. La mayoría de las personas no tienen problema si toman su protector de estómago, los antiinflamatorios recetados y una pastilla suave para el dolor. Con eso, ya pueden hacer vida normal siempre con cuidado de no coger pesos ni realizar actividades demasiado agotadoras.

Otras personas, en cambio, lo pasan un poco mal durante dos o tres días, dependiendo de su grado de tolerancia al dolor y también de lo grande que haya sido la intervención. En estos casos quizás sea necesario descansar en casa durante unos días.

Acudir o no al trabajo depende principalmente del tipo de ocupación que se tenga. Evidentemente no es lo mismo un trabajo de oficina en el que se esté cómodamente sentada y sea posible levantarse para caminar un poco de vez en cuando que un trabajo que implique mucho movimiento y pueda conllevar coger pesos.

Si el trabajo obliga a levantar pesos se recomienda coger una baja o realizar la intervención justo al inicio de las vacaciones para estar totalmente recuperados una vez que estas finalicen. Esto es algo que mucha gente hace, incluso si tienen una operación muy pequeña aprovechan un puente o un par de días pendientes de las vacaciones para poder estar en casa los tres o cuatro días posteriores a la intervención.

De este modo van a quirófano más relajados sabiendo que tienen unos días por delante para descansar y que no tendrán que reincorporarse a su trabajo de manera inmediata. Así, le dan al cuerpo el descanso que necesita tras la operación y comienzan a seguir la rutina marcada por el médico sin prisas. Lo normal es que tras los primeros días uno se sienta bien, aunque coger pesos y hacer ejercicio no es posible hasta pasadas al menos dos semanas.