No te la juegues con la cirugía estética

Recientemente aparecían en diferentes medios de comunicación una noticia que alertaba sobre las prácticas ilegales en el ámbito de la cirugía estética. Aunque es un problema más común en algunos países de América Latina, España también sufre de intrusismo laboral que conllevan riesgos no deseados por ningún paciente.

Consultando en una clínica de Liposuccion Vigo con muchos años de experiencia y éxito, nos comentan que el buen momento de la cirugía estética a nivel mundial también tiene sus consecuencias negativas.

Los significativos avances en materia de cirugía estética corren en paralelo al interés del ciudadano medio. La medicina estética ha dejado de ser un ‘coto privado’ y se ha abierto a la sociedad. Muchas personas anónimas se interesan en diversos tratamientos de belleza que van del retoque más sencillo a operaciones más complejas.

La demanda crece y debe aumentar la oferta. Algunos ven la oportunidad y se inmiscuyen en un negocio en el que se necesita una importante especialización. En la clínica de liposuccion Vigo nos comentan que, precisamente, es esta intervención la que más veces ha sido denunciada en los últimos tiempos.

Algunos ‘profesionales’ que ofertan esta operación no cuentan con el título homologado y reconocida por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Y es que la liposucción, a pesar de tratarse de una operación relativamente sencilla, requiere de un quirófano, maquinaría adecuada y médicos colegiados especialistas en cirugía plástica.

Cada cierto tiempo aparecen en internet noticia sobre liposucciones que terminan de forma trágica. Tampoco es para alarmarse. Lo que debemos hacer si estamos interesados en este tipo de intervención es acudir siempre a profesionales homologados que operen en clínicas especializadas.

Este segundo punto también es decisivo ya que el entorno debe cumplir con las exigencias de una operación quirúrgica. Además, el equipo humano que trabaje junto al cirujano debe contar también con experiencia acreditada.

Por todo ello, no debemos fiarnos de precios excesivamente bajos porque pueden depararnos disgustos. Y si tenemos dudas, no hay que tener pudor en preguntar sobre la acreditación y la homologación tanto de los profesionales como de las instalaciones.